Nana de los amores ciertos

Hojas de un tiempo seco

Matojos desperdigados en la luna

Un aire, un viento

Cada vez más alejados de la gruta

Un susurro que espía

Una angustia en el pecho

El dolor que asoma panza arriba

Cuando no sabes qué has hecho

¿Y qué hiciste?

Preguntan con desvelo

Pues lo que hice no es más

que lo que siento.

¿Y qué sientes?

Preguntan los más necios

¿Acaso tengo que explicarlo?

Pues lo que siento, padezco.

¿Qué padeces? Y miran con misterio

Pues el alma me duele

respondo mientras quiebro

dado que de esta nana triste

donde no hay rima

ni concierto

se buscan, niña mía

los amores ciertos.

Los amores ciertos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *