Vibraciones

Todo cuerpo tiene un nivel de vibración. No solo en hercios y frecuencias, sino también en experiencias. No es lo mismo vibrar de felicidad que de miedo o ira. Vibrar de alegría o de tristeza. Vibrar al volver a ver a la persona amada o a aquel que te hizo abrir la puerta a un mundo lleno de oscuridad.

Sí, todos vibramos de alguna manera.

Y tú, ¿cómo vibras?

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *