Memoria

Memoria para ser. Memoria para estar. Memoria de la memoria de aquel que no tiene memoria. De los que fueron lo que somos. De los que nacemos, de los que morimos, de los que ya no están, de los que están por venir. De los que nunca se enteran, de los que siempre se enteran. También de los enterados.

Memoria colectiva que nos agarre a todos y nos lleve en volandas hacia un mundo insondable, soportable, menos angustioso, más placentero y para nada deleznable. Memoria personal del que no olvida cual elefante, del miope que piensa en sí mismo ignorando al resto. Memoria de Polifemo.

Memoria para desmemoriados, para recordarles que no son como Funes. Memoria de los olvidados, de los ignorados. Memoria de cristal, frágil, de las de embalar con cuidado. Memoria de los pasados, de aquellos que siguen gritando y no pueden irse hasta que que la dignidad no encuentre sus cuerpos. A ellos, les debemos memoria.

Memoria del amor, del odio, del instinto. Del Te quiero y el Te odio. De lo visceral, de lo humano y lo divino, del que no olvida y del que perdona. Del que relativiza y del que lo graba a fuego.

Memoria de la vida, de aquellos que estamos. Memoria de la muerte, de aquellos que no están pero perviven. Memoria del horror, del espanto, de la soledad, del miedo, del temor. De la depresión, de todos los males. Memoria a desterrar aunando empatía, bondad y cariño. Estar, solo estar. Para ser, para ser mucho.

Memoria de vivir, de reír, de soñar, de besar, de abrazar, de pellizcar , de querer. De ser un ser pleno plenamente consciente de las consecuencias de su vida y aún así querer seguir siéndolo.

Memoria de la libertad, de la ruptura de cadenas, del torrente que todo lo puede, de los audaces, de los atrevidos, de los que a nada temen. De los liberados.

Memoria del adiós. Del no olvido. Del olvidar para seguir viviendo. De aquellos que sse fueron, de aquellos que ya vinieron.

De aquellos que nos despedimos, pero no del todo.

Porque la memoria no olvida lo inolvidable.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *