Quirúrgico

Como un bisturí que rasga la piel en dos, ejecutando una diagonal perfecta. Como un siete en el pantalón al levantarte de la mesa. Como una carrera en una media nada más estrenarla. Como Leo Messi corriendo hacia portería contraria.

Como algo aséptico, blanco, desinfectado. Como algo donde los sentimientos se quedan en la puerta. Como si todo olor obligara a poner cara extraña. Como si el algodón no engañara.

Como un martini en Saint Tropez. Como un masaje relajante tras una dura jornada de trabajo. Como un baño de sales y burbujas burbujeantes en el baño de un hotel de cinco estrellas. Como el cigarro de después. Como ese agua que bebe el sediento. Como acabar lo planificado tres días antes. Como despertarte y ver en el despertador que quedan cuatro horas para el toque de queda.

Preciso, punzante, afilado, fino, sincero, desafiante. Como un periscopio que emerge de entre las profundidades. Silencio, sibilino,frío, subrepticio, indetectable. Como el amor cuando no es correspondido.

Como un pastoral de luces que brillan sin cesar a cada paso que damos. Como un suspiro frío una noche de Diciembre donde te dejaron o dejaste, donde ganaste o perdiste, donde lloraste o reíste, donde moriste o viviste, donde todo dejó de tener sentido o todo cuadró primera vez.

Tu frialdad y precisión quirúrgica para discernir lo que ha pasado, pasa o pasará, el momento de tu vida donde todo se mira con perspectiva. Donde corres hacia portería contraria, donde haces carreras en las medias, donde dibujas sietes en los pantalones, donde rasgas la piel en dos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *